La calculina

Entre los muchos dichos populares que hay acerca de la pareja que una persona debe buscar hay uno que reza «que no sea más lista/o que tú». Pero tanto si se acaba con alguien más listo o más tonto que, otro detalle importante es que no se pase dándole a la neurona, que no piense demasiado, que no sea una calculina.

La calculina es fácil de distinguir porque le da vueltas a todo. Si bien es cierto que tiene una especial predilección por darle vueltas a la relación de una manera parecida a como hace la posesiva, no sólo la verá desde el punto de vista de la propiedad, sino también de evaluar cada uno de tus movimientos.

La calculina, de manera semejante a una máquina de cálculo que trabaje con modelos meteorológicos, correrá en su mente infinitas pasadas cada día intentando pronosticar que será de vosotros en base al histórico de situaciones compartidas contigo que tenga almacenado. Aplicando con no menos frecuencia un peculiar algoritmo de corrección que ante predicciones positivas dará como resultado algo negativo para vuestro porvenir. Además, la rampa de agresividad de dicho algoritmo irá creciendo con el tiempo.

La calculina, también parecida en parte a una madre maruja modernizada, alimentará su amplia red neuronal con infinidad de inputs basados en investigaciones de miradas de amigas, frases de algún amigo bocazas, redes sociales,.. y hasta de los silencios. Porque para ella, los silencios son cuantificables con una resolución de hasta el picosegundo y también le aportan información. Petas de información.

La calculina no andará tampoco escasa de capacidad para ingeniar las tácticas de persuasión de la terrorista sentimental o incluso más allá. Te chantajeará con hechos del pasado de los que no te acuerdas o que a lo mejor ni viviste. Si fueron hechos malos, porque eres una mala persona. Si fueron hechos maravillosos, porque eres un dejado que no atiende, un insensible que no los valora tanto como ella. Los podrá traer a la memoria y compartirlos contigo por siempre. Porque lo suyo sí que es almacenamiento ilimitado en la nube.

La calculina te intentará convencer de que eres la versión masculina de la coleccionista. En cada amistad femenina, incluso suya, verá un peligro potencial para vuestra relación. Aunque tú no logres entenderlo, ella lo habrá determinado en el escenario enésimo de la ensemble de su modelo de predicción desamoroso. Esto no niega que la calculina tenga también un modelo de predicción amoroso, pero en su gran capacidad de cálculo va implícito el dedicar la mayor parte de recursos a predecir lo malo. Efectivamente, suele ser celosa.

La calculina parecerá tener las cosas claras, ser noble, valiente y leal. De primeras molará, con una mente muy ingeniosa que parecerá deparar un futuro sin aburrimiento. Y desde luego que no te aburrirás, sobre todo cuando te des cuenta de que tiene el cerebro en el corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *