OjO con los topónimos

Esta minihistoria es humorística. Pero para la protagonista fue tan real como bochornosa. Ideal para este periodo de vacaciones.

Corrían otros tiempos. Cuando las fotos en blanco y negro aún no se pasaba en tren de un país a otro con la facilidad y rapidez de estos días. Y en uno de estos cambios de trenes, no recuerdo bien si aún por España en Portbou o ya en Francia, hubo una española que iba a Génova (Genova en italiano) que amaneció en Ginebra (Genève en francés). Se confundió con los nombres de las ciudades en los carteles de los vagones.

Y ojo, porque a pesar de las modernidades de ahora, tampoco los ferroviarios están libres de equivocarse, como los franceses que enviaron el Pau Casals con destino Zúrich a Milán y el Salvador Dalí con destino Milán a Zúrich [elpais.com].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *