A medio gas (iii)

Ya siento la mano más ligera sin escayolas, ni los pellejos que se van desprendiendo. Ahora toca ir dándole uso con moderación, que la muñeca y el pulgar han estado demasiado cómodos y hay que acostumbrarlos a volver a ser útiles. :mrgreen:

Sin escayola

Sin escayola

3 pensamientos en “A medio gas (iii)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *