Cotillea por donde vuela desde la vecina hasta el Rey

Si te consideras un cotilla de los buenos, te quieres sentir un controlador aéreo pasivo o con esto de la crisis estás en el paro aburrido en casa y rezas porque no te llamen de la oficina del paro empleo para buscarte trabajo, el asunto de poder saber las trayectorias de los vuelos te va a gustar [elmundo.es].

Según parece puedes seguir el vuelo del avión de la Maruja, que no el de ella en sí, el de tu marido que te dice que trabaja en labores de apoyo a las estaciones de vigilancia aérea en un Lockheed P-3 Orion para luego interrogarle las zonas por las que ha pasado a ver si es verdad eso o se va con la querida, e incluso por donde van el Rey y el Presidente. Vamos, lo más normal del mundo. Yo menos mal que me he enterado de que han puesto esto porque estaba ya que me daba algo en estos tiempos de crisis donde falta dinero en tantas cosas. Esta noche ya dormiré tranquilo.

Y ahora lo que le encanta leer a mis amigos: ¿esto para qué sirve?. Es un sistema utilizado en otros países a los que se supone que tenemos que parecernos, complejo español de que todo lo de fuera es mejor al margen. ¿Pero y qué? Es que además en Estados Unidos por ejemplo no dan tanta información del avión, y los aviones militares ya directamente ni aparecen como es de esperar en una mente normal. Lo que pasa que nuestros encorbatados ya sabemos que son especiales. La existencia del servicio este que con un retraso de quince minutos te dice origen y destino del vuelo con el trayecto indicado tendrá alguna razón de ser para nuestros dirigentes.

Quizás sea una maniobra del Ministerio de Fomento en su campaña por dejar a los controladores aéreos como una panda de mercenarios tratando de representar el escaso tráfico que hay en torno a Madrid, o que con un ordenador bastaría para sincronizar aviones, altitudes y velocidades para que no se estrellen entre ellos. Que si el ordenador se cuelga o no tiene respuesta programada para alguna situación atípica pues nada, se siente. O del Gobierno y la Casa Real para que así nos creamos conocedores de los gastos que se hacen a costa del erario público. O del Ministerio de Defensa para controlar que los pilotos no llenen un CASA o un Hercules con los compañeros y se vayan a Ibiza de juerga a escondidas en plan avión pirata imitando a las pirate boat party de allí. Por no hablar ya lo bien que le puede venir esto a los asesinos esos independentistas que tenemos en este país y refugiados en otros de alrededores para estimar mejor la trayectoria de un avión que quieran derribar en el que vaya un alto cargo [elpais.es], y que si se cuelan con el cálculo puedan saber a qué aeropuerto se dirige para esperarlo allí mejor posicionados. O incluso para que la familia de Mohammed siga deseosa, aunque con un retraso de quince minutos eso sí, por donde va su hijo en el avión que quiere hacer estallar por los aires para ganarse el cielo.

Una manera más de controlarnos. Lo dicho, hoy dormiré mejor. 😯

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *