Los ultras de la TDT y el pobre de El País

A comienzos de esta semana el pobre —ahora sí que están pobres— grupo empresarial dueño de El País nos trataba de sorprender con un reportaje de cierta bajeza para lo que se supone que es, o al menos ha sido, ese periódico. «Los ‘ultras’ conquistan la TDT». Y lo cuentan pues como con un tono de que son emisoras de gente aficionada, todos de la misma ideología salvó algún marginal de ideología de izquierdas; a diferencia de como ocurre en CNN o TVE donde las ideologías están bien compensadas. ¿En serio es así?

Es cuanto menos curioso que sea precisamente El País, perteneciente al grupo PRISA el que diga algo así. El periódico por excelencia que se ha estado, y aún se sigue, comprando desde hace un montón de años en todos los edificios de las administraciones públicas. Ahora suena raro, pero ya era así cuando en muchas dependencias sólo se compraba un periódico, y casualidades que en todos los sitios públicos que he tenido conocimiento siempre era o es el mismo: El País. Además el periódico por excelencia y único en recibir chivatazos de secretos de sumario de causas instruidas por cierto juez estrella cada día más de moda.

Puestos a hablar del equilibrio de ideas políticas que especifiquen mejor. Sobre el equilibrio en programas como 59 segundos no dicen nada de cuando en un mismo programa juntaban: a uno de su periódico, a María Antonia Iglesias, a Enric Sopena, a alguien catalanista y a Ignacio Villa o Melchor Miralles. ¿Qué equilibrio había ahí? Y luego puestos a hablar de canales propios de la TDT hacen pintar como que a El Gato al Agua sólo va Antonio Carmona de distinta ideología política. ¿Seguro? Pero si Antonio Carmona es un aficionado comparado con otra gente que también asiste de manera regular al programa como Cristina Alberdi, Pablo Castellano, José Luis Balbás o Javier Nart, mucho más conocedores del PSOE y algunos hasta izquierdistas que él; además de Raimundo Castro y Esther Jaén. El País les señala como que son ultras, de derechas, cuando es que lo reconocen, no andan con hipocresía de dárselas de neutrales como cierto periódico al que no paro de aludir.

Y sin olvidar el tema de las licencias. Claro. La cadena de televisión más favorecida por las licencias en estos tiempos recientes no ha sido ninguna de las que El País ha mencionado. La Sexta. La Sexta es la única cadena a la que se le dio licencia para poder emitir tanto en analógico como en digital en un concurso en cuyo pliego de condiciones se advertía de que no se podía optar a tener licencia de emisión en los dos sitios, que bien lo saben los de Veo que también perseguían ese objetivo. Pero ahí está La Sexta, emitiendo en ambos modos y con uno de sus jerifaltes, marido de la Ministra de Defensa por cierto, como uno de los principales asesores del Presidente Zapatero. De esto callan como… —no es de recibo para quien me lee terminar la expresión.

A mi no me disgusta que haya medios de distinta ideología. Lo que no me parecería bien es que todos o casi todos fuesen del mismo como ha estado pasando durante una buena cantidad de años, como creo que bien saben en El País y todo PRISA entero. Ahora gobierna la izquierda y ese periódico y sus medios de comunicación socios son de izquierdas, aunque se las quieran dar de normales y más neutrales que nadie. Han surgido nuevos medios de comunicación que atacan al Gobierno y otros que estaban de capa caída han resurgido y entonces andan jodidos. Así que no es su momento de gloria salvo que se cambien de ideas o cambie el color del Gobierno, y punto. Ley de oferta y demanda. La gente no es tonta y para leer líneas que adoren al Gobierno prefiere leer otras que lo critiquen porque los dirigentes ya se saben adorar a sí mismos y precisamente en ello los de este Gobierno son los número uno, todo sea dicho.

5 pensamientos en “Los ultras de la TDT y el pobre de El País

    • Estuve leyéndolas esta tarde. Mi paisano le caerá bien a una gente y mal a otra, pero es un tío de idea fija. Se nota que no es político o no sería tan claro hablando jejeje.

      Un abrazo

  1. ¡Hola! Estaba mirando los votos de un artículo y encontré el tuyo, y decidí entrar. Este artículo llamó mi atención. Una parte es algo sesgada: El País y PRISA también tienen que recordar el auge de los periódicos y la utilización de RTVE en los años de Aznar. Quiero decir: si lo recordamos, lo recordamos todo.

    En el Gato al Agua, veamos: veo el debate bastante a menudo y suelen ser cuatro periodistas de derechas -que no de centro derecha, yo he oído insultos uno detrás de otro al presidente del gobierno- y uno de izquierdas -a veces un apocopado señor de barba y gafas, obeso y propenso a callar en cuanto le elevan la voz-. En 59 segundos dudo que alguna vez se haya dado esta descompensación, programa del que también soy asiduo, sobre todo la temporada pasada.

    Sin embargo, lo reseñable es: que con Aznar no había programas de debate, no había debate electoral entre candidatos a la presidencia del gobierno, los telediarios manipulaban descaradamente y era un carrusel de miembros del PP saliendo por cualquier motivo en pantalla. ¿Recuerdas eso? Porque los demás sí, e incluso recuerdo al señor que salió de televisión española y luego se dedicó a monologar sin éxito en las televisiones: un tal Urdazi.

    ¿Que el gobierno de turno potencia a sus altavoces mediáticos? Esto no es nuevo, lo hicieron todos. ¿Que hay una avalancha de periodistas u “opinólogos” que son equivalentes a los neocon estadounidenses, cuando no rozan la extrema derecha? Tiramos de hemeroteca cuando quieras y ponemos los artículos de opinión de los articulistas de opinión de El País -Josep Ramoneda, Miguel Ángel Aguilar, Joaquín Estefanía- y los de Libertad Digital, o a Federico Jiménez Losantos con cualquiera de Onda Cero o RNE, y atengámonos al estilo y al contenido de la frase. Hoy día se puede decir que el presidente de una democracia europea es un delicuente, un mentiroso y además que quiere fracturar España porque es el diablo. Si no lo era Aznar, ZP tampoco.

    ¡Un abrazo! Tan sólo es una opinión dispar a la tuya, pero no pretendo decir que tengo razón; solo que veo la misma realidad desde otra óptica. ^__^

    • Hola, gracias por tu comentario.
      En cuanto a El Gato al Agua te recuerdo que he hablado de ideología, no de defender al Presidente. ¿A ti te parecen de derechas Javier Nart, Pablo Castellano o Cristina Alberdi? La diferencia con el que te refieres, Raimundo Castro, es que son socialistas que se sienten engañados. Socialistas de la vieja escuela, no de esta moderna, como también la tiene el PP, que votan porque sí sin pensar. Es más, se suele criticar al Gobierno pero no hacerle la pelota a la derecha salvo cuando va alguien del partido, que del PSOE también lo ha ido como es Corbacho o Rubalcaba. Yo los he llegado a ver criticando hasta el rey como es el caso uno que alguna vez va que se considera de extrema derecha.
      A mi con Aznar no me parece que los titiriteros estuvieran manipulados, que ahora son más cuestionables. Y el grupo PRISA tampoco parecía manipulado. Ni el que ahora es Ministro del Interior en el día de reflexión tampoco parecía manipulado si quiera por la Ley Electoral. Ni el programa de Caiga Quien Caiga que iba intentando reírse de Esperanza Aguirre a cada vez que la pillaba parecía estar manipulado por el Gobierno. La televisión pública nunca muerde la mano del que le da comer, como hacen las privadas. Antes fue un tal Urdazi haciendo monólogos y ahora lo es toda la cadena que cada vez que te van a dar una noticia mala que pueda sonar a que el Gobierno es culpable de golpe te sueltan algo bueno que haya hecho, para que no suene a tan malo lo primero.
      Y sobre lo de que se puede decir que es un delincuente se lleva diciendo desde antes de Zapatero, ¿o no recuerdas esas manifestaciones contra lo que entonces sí se le llamó guerra en Irak? Que de hecho algunos aún siguen llamando al presidente de por aquel entonces «asesino». Y casos vistos por mi directamente, todavía recuerdo en mi universidad descolgarse gente por los patios con pancartas en contra de la titulación de «ingeniero en sistemas de defensa» porque según ellos era preparar a gente para fabricar armas y asesinar, que hasta irrumpieron en mitad de clase llamándonos para que nos movilizásemos. Aunque tiempo después tuve la suerte de conocer a un ingeniero industrial que estaba estudiando aquello que me afirmó que al revés, lo que daban era cómo defenderse de cualquier tipo de ataque, no de cómo fabricarse un arma a lo McGiver.
      Para mi todos los políticos de ahora son iguales. Unos mienten mejor que otros, hay que reconocerlo, pero todos sólo buscan el poder y a cualquier precio. Ninguno de los últimos presidentes tuvo narices a pararle los pies a la inmersión lingüística de los nacionalismos, ni a reformar la Ley Electoral o la que haya que reformar para que a mi, murciano y cartagenero, no me tengan que mangonear unos partidos separatistas a los que encima ni he podido votar porque sólo se han presentado por sus zonas. Y encima ahora piden a los medios de comunicación que por favor dejen de hablar de sus sueldos porque la gente los insulta por la calle… Creo que no tendrían que dejar a cualquiera poder ser alcalde o presidente, igual que del corazón no nos opera un enfermero.

  2. ¡Hola de nuevo! Me gusta más un debate político que a un tonto un lápiz, será porque esta generación de políticos me da risa.

    Con El gato… lo que quise decir es que el nivel de afirmaciones sin probar/documentar y el alcance de los insultos es de un nivel que en 59 segundos, por ejemplo, o el de CNN+, no ves. Hay varios modelos de debate; el de La Noria es más de ataques personales y tipo “reality”, por ejemplo. Mirando estos cuatro, el del Gato… me parece el más tendencioso y menos plural. Lo mismo diría de Público, que es un diario tendencioso de izquierdas.

    Creo que da un poco igual si son decepcionados de la izquierda, el asunto es la credibilidad. En plena crisis no van a dejar irse de rositas al gobierno, pero cuando vi Nart en los primeros tiempos de El Gato… me dije ¿qué hace este aquí? Qué bien, pluralismo. Pues no: se dedica a dar estopa al PSOE todo lo que puede. Por lo general, debates 5-1, incluyendo al moderador que una vez le oí decir que él sólo moderaba. Si eso te parece proporcionado…

    ¿CQC te parecía que sólo se metía con el PP? Es que había dónde meterse. La Esperanza lloró por dejar un ministerio y cambió de cargo continuamente porque era un desastre. Ideal para la crítica ácida del CQC, que, además, coincidió con los años de Aznar.

    Creo que la tv pública ha dado un salto de calidad -Lorenzo Milá en su momento, por ejemplo- y de rigor en sus informativos creo que lo dicen todos los profesionales del medio y que no había nadie que tuviera que salir en pantalla leyendo una orden judicial de rectificación porque habían mentido a los ciudadanos. Esto me parece grave. ¿Recuerdas ahora algún caso de estos con Zapatero? Yo no. Ese sistema de concluír con algo bueno del gobierno de forma continuada lo estudió en un precioso artículo Umberto Eco, demostrando cómo Berlusconi y la derecha en varios países europeos usaba ese tipo de trampas para manipular las ideas de los ciudadanos. ¿RTVE lo hace continuamente? ¿Alaba al gobierno de forma descarada?

    Lo de Aznar con Irak sucede una cosa: Blair investigado por comisión parlamentaria por ese caso, Bush denostado como el peor presidente de la historia de los EE.UU., y Aznar… bueno… Llegó a decir “creánme” para años más tarde concluír con un “yo no sabía que no había armas porque me habían dicho lo contrario”. Si sale la población a la calle en contra de la guerra y vas, toca que te digan cualquier cosa. ¿El mundo necesitaba a Aznar para prescindir de Sadam Hussein? ¿Qué pasó con Alemania y Francia, que se hicieron a un lado? Que son más inteligentes. No sé si creería que salir en la foto con los más grandes le convertía automáticamente en grande.

    Sobre los políticos estamos totalmente de acuerdo. Me ha gustado mucho este debate abierto y leeré tu respuesta si la hay a este mío, pero no te daré más la lata. ¡Viva la libertad de pensamiento! Un abrazo grande desde Canarias. ^__^

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *