Cuestión de prioridades

Se podría llamar priorizar o también administrar, gestionar, etc. Esa manera que se tiene de organizar cada ente por un orden sin el cual el deber quede sin cumplir. Con el que intentar cubrir todo lo necesario causando a cualquiera de dichos entes el menor de los perjuicios posibles. Pero nadie dijo que fuera fácil.

Así como en otros ámbitos, cuando no se tiene qué organizar se ansía entonces tenerlo. Cuando no se es jefe en algo se desea serlo. Aunque no haya dinero, pero se dirige. Se manda. El erotismo del poder. Pero también se adquiere una responsabilidad que conlleva saber priorizar. Un cometido que se complica de sobremanera si incluye personas.

Hace años una persona me dijo que priorizaba y que yo también debiera de hacerlo. Se refería a la vida social. Al tener algo concertando en la agenda semanas atrás y sustituirlo por algo repentino unas horas antes sin que en esto último fuera la vida. Pero esa persona sabía y sabe hacerlo de perlas. Explicarlo de una manera brillante, sencilla y sutil. Con excelente diplomacia. Buscar alternativas. Sabe priorizar y cómo aplicarlo.

Sin embargo abundan las personas que de eso no tienen ni idea o ni les importa lograr tenerla algún día. Aunque sea lejano. Sujetos de los que hasta se pueden llegar a tener serios indicios de que juegan con semejantes y/o tienen el sensor del decoro severamente averiado. Expertos en volcarse según sople el aire ese rato o bullan las hormonas en otorgar prioridad alta a algo en absoluto vital y obviar todo lo demás. Obviarlo de prioridad ni media, ni baja ni muy baja. Lo que en informática se llama idle. Para cuando se aburran, hablando claro.

Ante estas situaciones no queda otra que saber responder también con la prioridad de cada cual. Olvidando posibles rencores y venganzas. Sin odio, que es un sentimiento y no digno de cualquiera. Con claridad, educación y saber estar. Obligatorio no olvidar el amor propio tampoco. No ya por dar una lección, sino porque somos así. Respetamos y nos dejamos respetar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *