El erotismo del poder

Ayer me enteré de que nuestro Presidente de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, parece que va a volver a presentarse a las elecciones. Se asimila esto a uno de esos casos de donde dije digo, digo Diego.

Hace cuestión de un año que este hombre dijo ante los medios, como ya se venía rumoreando:

No voy a repetir como candidato en 2011 pero el PP seguirá gobernando [elconfidencial.com]

Sin embargo a primeros de este mes me sorprendió un titular:

Presidente Murcia confirma que PP “casi, casi” le “exige”opte a la reelección [elconfidencial.com]

Del que deduje que ya estaba dándole vueltas al asunto de repetir en las elecciones y posiblemente el poder volver a salir elegido. Y como cuando el río suena agua lleva, antes de ayer se publicó sobre Mariano Rajoy, como confirmando aunque quede un poco en plan lenguaje de los indios:

Rajoy dice decisión Valcárcel presentarse a reelección es una “alegría” [elconfidencial.com]

Es decir, que fuera cierto o no lo de que Valcárcel no iba a volver a presentarse, al igual que cierto o no lo de que el partido le haya suplicado para que opte a la reelección obviamente porque este es un feudo del Partido Popular desde hace unas cuantas legislaturas, pinta ya bastante a que este señor va a tratar de repetir mandato. Así que lo que dijo de que le daba la impresión de que es un obstáculo para que otras muchas personas puedan aspirar a dicha presidencia parece que ha quedado en papel mojado. Quizás el PP quiera evitar las divisiones que se le están creando en otras zonas por el mismo motivo de a ver quién sucede a quien, como cuentan que pasa con Alberto Ruíz Gallardón y Esperanza Aguirre. Pero para mi eso son signos de debilidad, de que no confían ni en sus propias filas para que sean capaces de sacar adelante un nuevo candidato arropado por la mayoría de los afiliados al partido. Es lo que tiene poner candidatos a dedo por unos pocos en puesto de que lo hagan los dedos de cada uno de los afiliados. Cosas de nuestra Democracia en la que realmente cualquiera no puede llegar a ser presidente o alcalde aunque cuando vemos ejemplos como el que tenemos ahora por Presidente del Gobierno tengamos nuestras dudas.

Y como ha pasado aquí en este caso seguro que pasa en otras muchas comunidades autónomas, ayuntamientos e incluso en el mundo del fútbol como cuando Luis Aragonés dimitió pero volvió, lo cual aunque luego la Selección ganase la Eurocopa no dejó de ser un signo de poca seriedad. Evidentemente que yo sé que todos podemos cometer errores. Yo mismo cometo muchos a lo largo de cada día. Pero hay errores y errores. Y el poder es un vicio como prueba de ello vemos a diario con los políticos, sindicatos y en otras muchas empresas, aunque en el caso del político como el dinero con el que juega es de todos y luego suelen tener poca responsabilidad ante los errores garrafales que cometen… Pues mola.

Será por todo ello que cada vez somos más las voces que nos alzamos pidiendo que se limiten los mandatos a dos legislaturas, como ocurre en Estados Unidos. Suena muy cruel imponer eso en España —desde el Gobierno hasta ayuntamientos—, sobre todo para los que se toman la política como una profesión y que luego se agarran a ella como un parásito porque no tienen otra cosa de la que vivir —no hablo por nadie en concreto—, pero que los del PSOE de la Región de Murcia, que ahora se les ha puesto de moda pedirlo, se lo pidan también a su Presidente del Gobierno y no sólo al de la Región. Todo esto sin olvidar que el que una persona pueda repetir cargo tantas veces quiera mientras los votantes así se lo consientan levanta muchas sospechas sobre la gran cantidad de chanchullos que puede mantener como sea encima un político fácil de corromper. Limitando las legislaturas ya tendrían al menos los sobornadores que renegociar el acuerdo cada ocho años máximo. 😆

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *