La terrorista sentimental

Anteriormente he contado acerca de la misinda y de la coleccionista. Expertas en volverte loco, cada una a su manera, pero de maneras que todavía pueden ser más terribles. Si bien la misinda apenas es consciente de ello, la coleccionista lo sabe sobradamente, pero ambas tienen un ápice de piedad si se las compara con la terrorista sentimental. La prima canalla del terrorista sentimental del difunto blog de Irene Airmiles.

La terrorista sentimental, como las palabras que componen su nombre común indican, te produce un miedo muy intenso a nivel sentimental a perderla. Hasta la médula misma que te llega. No sabes cómo ni cuándo exactamente ha entrado en tu vida pero sí el día que consigas que salga de ella o se marche no sin antes darte un puntapié.

La terrorista sentimental lleva implícita una vida algo complicada de la que de primeras te tratará de proteger. Siempre. Te pondrá mil y pico excusas por las que es mejor que apenas la conozcas. Como si se tratase de una agente secreto, con la diferencia de que su peligro, aunque te lo disfrace, es que te va a manipular. Pero a ti te dará igual y caerás. […] (continuar leyendo)

De Blas de Sebaste a patrón de los otorrinos

San Blas

San Blas

San Blas nació en Armenia en el siglo III. Médico y obispo en la ciudad de Sebaste, sufrió las persecuciones de los emperadores Diocleciano y Licinio por ser cristiano, falleciendo el 3 de febrero del año 316 martirizado. Su cuerpo fue desgarrado con garfios de hierro y decapitado.

Se le atribuye la cura milagrosa a un niño de una espina atravesada en la garganta, motivo por el que se le considera el protector de los enfermos de la garganta y patrón de los otorrinolaringólogos, además de muchas localidades. Su onomástica se celebra cada 3 de febrero.