Complicando la maniobra

Eso es lo que pienso cada vez que veo estos mecanismos en la Calle Gisbert, presumiblemente para evitar que los vehículos invadan la acera al aparcar. Complicando la maniobra y encareciendo los errores porque sí.

plazas-aparcamiento-calle-gisbert-cartagena1plazas-aparcamiento-calle-gisbert-cartagena2

Presentan una pinta innegable de ser unas piezas poco amigas de los actuales parachoques de pasta y esponja. Incluso cuentan con alguna cicatriz derivada de alguno de sus muchos conflictos que seguro que a diario tendrán con los automóviles, y la hay hasta que parece algo escorada. Con ellas eso de «aparcar a oído» puede salir caro. ¡Como para verlas desde el retrovisor! Y es que con la de inventos que existen y el gran abanico de materiales menos dañinos que los de este mecanismo, parece que el Ayuntamiento de Cartagena tuviera un pacto con los talleres de chapa y pintura. 😕

2 pensamientos en “Complicando la maniobra

  1. Recuerdo perfectamente el día de mi primer examen de conducir. Cuando mi profesora hizo muestra de sus dotes aparcando enfrente de la DGT con los examinadores viendo como, con algo así como 20 maniobras aparcó sin roce alguno. Luego salió del coche, lo cerró, me miró y dijo: -Iván, ¿Tú vas a sacar el coche de ahí?
    A lo que respondí: – Sabes bien que no.
    Y tuvo que sacarlo y llevarlo al final de la calle con los otros coches de autoescuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *