Ventosidades

Nadie murió por perder un amigo pero sí por una tripa.

—dichos de mi abuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *