De bombas a mulos

Aunque ya pocas cosas puedan sorprendernos sobre como los políticos se van cargando las Fuerzas Armadas, ayer publicaron en Libertad Digital y COPE las acusaciones de un militar sobre la ocultación de los ataques que se reciben en Afganistán. Ahora gobierna un tal José Luis y antes fue un tal José María. Ya casi da igual quien gobierne. Pierden la vida soldados en un avión que deja bastante que desear —a diferencia de los que utilizan su Majestad, Presidente del Gobierno y demás gerifaltes—, en un helicóptero tras un ataque —aunque oficialmente casi se pretenda dejar a los pilotos casi de inútiles e irresponsables—, en una bomba por no llevar inhibidores de frecuencia —de lo que no le falta junto con gran cantidad de pijadas, a muchos políticos—, etcétera.

Y es que todos los que tenemos este pensamiento como de que cada vez Defensa va a menos estamos profundamente equivocados. Sin duda vamos camino de convertirnos en la primera potencia mundial, que ni tecnología electrónica made in EEUU ni en Rusia, ni bombas de racimo ni leches en vinagre, nada mejor que intentar liderar la producción de mulos para las brigadas de alta montaña. Con esta última venta de mulos —ironías al margen, pues son de lo mejor que hay para ir por el monte— a uno de los países líderes en fabricación de coches, nos van a temer el resto de potencias. 😆

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *