Jardinería de armario

En este país lleno de prohibiciones contra la droga me hacen especial gracia estas tiendas llamadas en la jerga guiri grow shop. Tienda del crecimiento o algo así es como creo que viene a significar. Estas tiendas cada vez más extendidas que se dedican en gran parte al mundo de la marihuana, cannabis sativa. Hablando claro.

Con frecuencia paso por delante de una de ellas. Siempre tiene a alguien esperando en la puerta o mirando el escaparate. Yo mismo alguna vez me he detenido a contemplarlo. Un escaparate al estilo del de las tiendas de recuerdos de los santuarios pero referido al mundo del jardinero de la marihuana. Libros, ventiladores, bombillas, reflectores, grinders, abonos, insecticidas, balastos, armarios de cultivo, herramientas de corte, sistemas hidropónicos y de riego, maceteros, controladores y medidores de acidez, CO2, humedad y luz, ambientadores, objetos para camuflar la hierba, bongs, bebidas, comestibles, ropa, decoración, regalos,.. Y por supuesto papel y semillas.

Ni la sección de jardinería del Leroy Merlin tiene tanto. Bien le habría venido a mi abuelo una tienda de estas donde poder comprar todo lo necesario para los melones en el pueblo, todo junto en una, y no tener que ir a distintos sitios entre tractor, arados, abonos, planteles y riego. Pero así evoluciona la cosa.

Y ya por último los jardineros. Muchos de los asiduos a estas tiendas y practicantes de lo que parece todo un arte pasan de sus madres cuando les piden que les rieguen las hortensias y los geranios o que las acompañen a recoger la almendra, pero a las plantitas que no les falte de nada. Ellas tan cómodas escondidas por algún armario de casa del que misteriosamente sale luz por alguna ranura, forrado de papel de aluminio por dentro, con unas buenas bombillas que imiten lo mejor posible la luz del sol, y algún ventilador que les renueve el aire a ellas, mientras la hortensia favorita de la madre se va secando por la ausencia de su dueña y el, digamos que despiste, del hijo. Un largo esfuerzo de desconozco si semanas, meses o años, pues yo soy más de plantas que den frutos comestibles, para luego echarse unos porritos en soledad, o con los colegas que queda mejor y suena a confraternización de esa guay, ya sea en algún lugar cerrado o en algún concierto al descubierto atufando a todo el que haya alrededor.

En fin, que ya sabéis, buen rollito, que atolondrada a la gente se nos maneja mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *