Que cada palo aguante su vela en el Mar Menor

Para unos parece que el Mar Menor sólo tuviera problemas desde 2016 debido a las desalobradoras que desembocan en la rambla del Albujón [La Verdad; La Opinión], para otros desde que el agua lleva turbia dos veranos, para otros desde antes debido a los nitratos que las lluvias arrastran a la ribera Sur de la laguna [La Verdad], para otros desde que se introdujo la primera embarcación a motor, para otros desde que se edificó la primera casa, para otros desde que el ser humano existe,.. Para cada cual desde que la contaminación le afecta en su playa y nada más que en la suya, como bien saben en las asociaciones de vecinos.

Administraciones (locales, autonómica y estatal), agricultores, ecologistas, vecinos y veraneantes llevan años tirándose de todo sin que nuestra laguna salada favorita mejore. Servidor ha ido plasmando por aquí desde 2009 cómo en el Mar Menor tenemos peores cosas que los chiringuitos, cómo la administración pareció adoptar la política de chiringuitos no y porquería sí, la novedad de las babosas en 2010, los estudios acerca de los vertidos en 2011, las redes antimedusas que barcos y ladrones de plomo boicoteaban en 2012 y cómo en 2014 la administración decidía excusar la porquería en algunas playas (y ahorrarse su limpieza) prohibiendo en baño en virtud del fartet.

Ya que dicen que una imagen vale más que mil palabras, aquí van unas fotografías en los años 2009, 2014, 2017 y 2018 de las inmediaciones del Club de Regatas Mar Menor o Puerto Deportivo Angel Villacieros (Los Urrutias, Cartagena, Murcia, Españistán), junto a la Colada del Mar Menor [Ayuntamiento de Cartagena].

Los Urrutias 2009 (2) Los Urrutias 2009 (3) Los Urrutias 2017 (4) Los Urrutias 2014 (2) Los Urrutias 2017 (3) Los Urrutias 2017 (2) Los Urrutias 2018 (1) Los Urrutias 2018 (2)Los Urrutias 2014 (1)Los Urrutias 2017 (1)

Las plantas que en 2009 estaban junto a la orilla del agua sirven bien de referencia para distinguir el espacio que la porquería, ya compactada, le ha ganado al mar. Y por cierto que, a diferencia de lo que ocurre en el asfalto, parece que en el mar un barco puede estar varado de un año para otro, aunque se trate del ecosistema natural más monitorizado de España según algunos políticos [La verdad].

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *