Los «frikis» y los que dicen serlo

Ahora no parece, sino que ya está claro que ser «friki» —descripción frikipédica—está de moda. Pero decir que se es aún lo está más. Antes a la gente se le llamaba simplemente rara, pero ahora existen infinidad de términos para definir a esta gente rara, normalmente enfermedades que cuando no se dan pues ya se deja en friki. Aunque también antes nadie quería ser raro, y ahora casi es al revés —aún tengo una pequeña esperanza.

Ayer por ejemplo, coincidencias y gustos de amigos, me encontré con unas usuarias de IRC, de chatear —a mi desde que voy al Chamones que no me den el cambiazo con la palabra 😀 —, de hablar por escrito en tiempo real con alguien. Me impactó bastante la chulería con la que me dijeron de repente que es que ellos eran frikis. La manera con la que me hablaban de eso como si fuera un mundo especial, sólo entendible para unos pocos. Algo más complicado de entender que el cálculo infinitesimal o los modos de propagación de los campos electromagnéticos. Tuve que hacer memoria de cuando precisamente diez años atrás yo conocí eso del chat y en directo me cercioré de que eso ya no es lo que era antes. El capazo de gente que he conocido que usaba/usa los chats, y muy puntual ha sido la que ha dicho que se ha considerado propiamente gente rara. Todo ello sin entrar ya en la pobre educación con la que me hablaron en cuanto no se les seguía el juego —ayer. Cosas del alcohol espero por el bien de sus futuros, aunque no de sus hígados.

Y es que hay que distinguir entre ser friki y ser fantasma. Ir por la calle hablando sobre expulsiones de un canal de chat, de quien echó primero a quien, de quien puso tal cosa en el tópico, de normas de los usuarios,.. Bueno, uno puede hablar de lo que le salga de las narices. Pero a la par que se habla de ello ir mirando al que no es de tu chupipandi como alguien que no es capaz de enterarse de eso y decirle que es que son cosas de frikis, es ser fantasmas.
A mi mismo me han tachado de friki sólo por estudiar telecomunicaciones y/o usar Linux. Incluso me han dicho que no tengo aspecto de estudiar eso por mi vestimenta y manera de hablar, como si para estudiar antenas, microondas y demás hubiera que ir vestido de siniestro y el pelo grasiento. Que manda cojones. Cierto es que he tenido mucho compañero aficionado a los juegos de orcos de nivel 20 que apenas salía de fiesta por seguir mejorando en ese mundo. Pero desde luego ni a mi ni a estos amigos/compañeros nunca nos han gustado que nos llamen frikis, y mucho menos hemos ido diciendo que lo somos.

Entonces ¿quién es realmente el friki?, ¿el que se autodenomina así, el que no gusta de ser llamado así o el que se refiere a los demás con ese anglosajonismo que viene de freak como quien se lo dice al chico que baila por la calle Príncipe de Asturias de Carragena? Quizás lo seamos todos, pero en tal caso seguirá habiendo frikis y fantasmas, porque para mi lo más importante es que cada cual se considere normal, se guste así mismo tal como es y no se considere diferente, ni mejor ni peor. :mrgreen:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *