Sobre huevos y cocciones

Por un pío de Trini Abellán sobre el tiempo para cocer un huevo me he acordado de las tres maneras de medir el tiempo que hay en casa. Seguro que en otras forma parte del secreto de la familia.

  • Método a ojo. Es la que menos descripción necesita. Sólo las abuelas, madres y algún hijo/a dominan la técnica. Por descontado que conocen infinidad de trucos, entre ellos incluso para que el huevo no se resquebraje.
  • Método principiante. Alguien, normalmente la progenitora o grupo de amigas graciosas, siempre encuentra el momento para regalar un reloj exclusivo para el cálculo de tan encomiable tarea. Las versiones más populares son el reloj de arena o un temporizador de cuerda. No faltan las variantes que permiten afinar más en gustos del chef o el consumidor con varios relojes, como los filetes. Huevo pasado por agua al estilo aguachirri, al punto, duro, duro como una piedra,..

    Relojes de arena para cocer huevos

    Relojes de arena para cocer huevos

  • Método gandul. El más moderno y cómodo. Cuece a lo industrial. Supone cambiar el cazo por otro tuneado que se enchufa a la electricidad y que se toma la molestia de avisar cuando ha terminado tan compleja labor. Ideal para familias numerosas o vagos.
  • Hervidor para huevos (i) Hervidor para huevos (ii)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *