A por los médicos

Gracias a la negativa de Zapatero y sus camaradas para que la Región de Murcia pueda endeudarse y a algo más de doscientos millones de euros que el Gobierno le debe a esta, la crisis todavía se achaca más y la Comunidad Autónoma ha decidido que en la sanidad puede hacer un buen ahorro, en concreto con los médicos.

De los cincuenta y dos mil funcionarios que al parecer tiene la Región, desde aquí se quieren ahorrar cien kilos en sueldos del total de esos debidos doscientos. Objetivo que por tanto supone bajar sueldos. Pero lo curioso viene que de esos funcionarios sólo unos tres mil son médicos y sin embargo son a los que más se les ha bajado el sueldo, seguidos de los maestros a los que no se sabe si por las enérgicas protestas de las pasadas Navidades aprovechando las conocidas buenas vacaciones que tienen, sus dos meses de vacaciones de verano, o quién sabe, se les ha bajado menos. Además de aumentarle a los médicos las horas semanales y haber llegado a pensar en implementarles en sus puestos de trabajo un sistema para que fichen al entrar y al salir. Y todo ello sin olvidar que en algún hospital van a pagar hasta porque se les lave el vestuario y que nada de contratar más personal, que los que no den abasto se las apañen por su cuenta. A pesar de que el habitual paciente maleducado de hoy en día con quien se pondrá de mal carácter por la lista de espera será con el profesional y no con ningún político. Aunque para ser más correcto los médicos son personal estatutario, pero eso influye en cuanto a otro tipo de derechos, no a los cuartos.

Los motivos a ciencia cierta no los sé. Hay quien dice que es que los médicos de aquí cobran más que los de otras comunidades autónomas, pero ya veremos si no pasan a ganar lo que un barrendero, con mis respetos a dicho colectivo, aunque luego sí haya dinero público para estatuas horrorosas, stands en ferias y festivales. Sin embargo que nadie se impaciente si aún no le han recortado, que ya disfrutamos del céntimo sanitario en la Región a pesar de ser ilegal según la Unión Europea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *