EEUU va a auditar las conexiones a Internet

A través de FayweWayer me he enterado de que la FCC pretende saber si los proveedores de acceso a Internet dan a sus clientes lo que tienen contratado, enmarcado en el Plan Nacional de Banda Ancha que allí tienen, pero de una manera distinta a como se hace aquí.

El asunto consiste en que los estadounidenses utilicen un test de velocidad que pone a disposición la propia FCC, que le mida la velocidad de la conexión a Internet y así esa comisión pueda saber cómo anda la calidad de la conexión y si las compañías cumplen lo contratado con los clientes según la zona geográfica. ¿Suena bien eh?

Por supuesto no faltará la gente que considere que el fin de esto únicamente es espiar al ciudadano, porque la información es poder. Pero tomándolo por el aspecto de las telecomunicaciones me parece una idea de la que España, y en concreto la CMT, debiera tomar ejemplo. En EEUU seguro que las compañías tampoco son tontas y han sabido conseguir por ley un holgado margen entre lo que el cliente tiene contratado y el mínimo que debe llegarle. En el caso de España tengo entendido que el mínimo de velocidad que han de garantizar las compañías es del 10 % ó 20 % —según donde se consulte—, aunque el Ministerio de Industria anunció que deberían de garantizar el 80 % y luego suavizó el borrador.

Aquí en España los resultados de los que de vez en cuando nos llega alguna noticia son de páginas web como ADSL Zone, ADSL Ayuda o Asociación de Internautas por medio de las estadísticas de los test de velocidad que hacen los navegantes, o de las propias proveedoras auditadas por empresas independientes como obliga Industria en la Orden de Calidad ITC/912/2006. Pero de momento han tenido que ser asociaciones y las propias empresas, en puesto de coger la CMT y la SETSI el toro por los cuernos, que pasa eso están, y ser ellas mismas las que investiguen y dejen de sacar barriga sobre el servicio de Internet que se nos oferta mientras hay pueblos con una conexión pésima y de la velocidad de subida ya ni hablemos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *