Treinta años sin Félix

Enrique Fernández Porras preparando un episodio con Félix Rodríguez de la FuenteHoy hace treinta años que en la avioneta en la que sobrevolaban en Alaska una carrera de trineos con perros Félix Rodríguez de la Fuente, su ayudante Alberto Mariano Huéscar, el cámara de RTVE Teodoro Roa y el piloto Warren Dobson, tuvo un accidente que les costó la vida. Yo no había nacido por aquel entonces, pero recuerdo cómo fui creciendo viendo sus documentales en La 2, y por lo que me han contado en mi familia, fue un personaje muy querido por todos. Hay hasta quien tiene libros de él y yo un día espero lograr hacerme con el de El Arte de la Cetrería, que en Cartagena la archiconocida librería Escarabajal de tanto bombo y platillo no ha sabido ni dedicarme un tiempo a buscarlo. Menos mal que existe Diego Marín no muy lejos.

Lo he etiquetado en cetrería, pero también recuerdo de mi niñez y de un presente cercano haber visto documentales de él sobre otras aves, mamíferos y reptiles, y no sólo por nuestra España, también por África, Sudamérica y Norteamérica, donde cesó su vida. Aunque sin duda Fauna Ibérica fue mi favorita.

Me acuerdo de que empecé a coleccionar unas entregas de un libro más cinta de vídeo VHS. Típica colección que empezaba siendo barata pero que luego comenzaba a ponerse cara de más con nuestra perdida peseta. Me quedé en el tomo seis, donde mis padres me dijeron que ya estaba bien de darle dinero a SALVAT. Años más tarde seguí descubriendo nuevos episodios a través de algún documental suelto de TVE, alguna cadena autonómica o cintas de vídeo que guardaba algún familiar grabadas directamente de la tele, hasta que con la llegada de Internet pude dar con otros cuantos. El Valle de las Águilas, El Águila Real, Operación Zorro, El Proyectil Viviente, El Hosquillo —que luego visité—, Los Señores del Bosque, El Juego de la Caza, El Buitre Sabio, Las Rapaces Nocturnas y por supuesto El Lobo. Y muchos más títulos entre los que cada cual tiene sus preferencias. Varios de ellos los ha ido emitiendo TVE a cuento del aniversario de su fallecimiento y poniéndolos en su web. Programas ejemplares que los niños de hoy día tendrían que ver en puesto de tanta telebasura y dibujos horrorosos que sólo enseñan idioteces, que cuando RTVE borre siempre quedará YouTube con algunas escenas impresionantes como estas:

Dando de comer a los lobos.

Un Águila Real cazando a una cabra.

Un homenaje de TVE.

Sobre su vida poco puedo decir, no voy a copiar a cientos de sitios como Wikipedia o El Mundo. Pero estos documentales permitían a cualquiera frente al televisor poder observar bien a los animales que en tantos folletos de publicidad de parques naturales nos ponen pero que luego hay que echarle narices para lograr verlos, y que el Seprona no considere que los estás molestando porque te denuncia. Este hombre supo despertarme a mi como a gente de todo el mundo un gusto por la naturaleza y su defensa. Ecologismo de verdad y no este de ahora de melenas que aparecen cuando van los periodistas a hacer la fotografía para la portada del periódico. Siempre habrá críticos con su forma de narrar o los trucos empleados para las filmaciones usando animales atados como presas entre otros, y los misterios y coincidencias sobre su muerte, pero que se pongan todos esos críticos con los medios y presupuestos de ahora a intentar superarlo, a ver si logran aunque sea quedar a la altura. Su programa tenía la quinta parte de presupuesto por capítulo del de Jacques Cousteau, pero como uno supo darnos a conocer el Mar el otro lo hizo con la Tierra.

Nunca olvidaré la introducción. ¿Y vosotros? Seguro que dentro de otros treinta años se le seguirá recordando.

Imagen → Flickr de Lord Jerome

3 pensamientos en “Treinta años sin Félix

    • Tuvo que ser un buen palo para la sociedad, sin duda. Por los documentales y programas donde intervino parecía muy buen comunicador, de esos que ahora apenas queda alguno, que sabía usar bien el español. Pero cuando a mi de pequeño me dijeron que ese hombre ya había fallecido tiempo atrás me quedé un poco pillado, aunque también me dijeron que Ennio Morricone tampoco estaba y sí que sigue ahí el hombre.

      Un abrazo.

  1. Hoy.tengo.66.años.hace casi 40.me apasionaba ver a este gran hombre.era un gran Maestro.su enseñanza.a amar a la naturaleza.en todo su conjunto
    fue un hito.qué inspiró a otros a seguir su,ejemplo.Qué esté.En la,.en la Memoria.De.DIOS.Para una.futura.RESURRECCIÓN.GRACIAS.Israel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *