Pillada, y retirada

Si hace poco hablaba sobre el coche sospechoso de ser de Google Street View por Alhama, hoy un amigo me ha comentado lo de la mujer meando en una calle de Madrid que fue fotografiada y puesta durante 12 horas en esta aplicación de Google [El catalejo].

Para nada creo que los de Google hicieran esto a conciencia, aunque como hoy en día está de moda hacer una publicidad cuanto más impactante mejor… pues ni idea. Pero lo cierto es que aquí desde mi punto de vista se ha puesto de manifiesto una vez más la dudosa eficacia de la censura que Google aplica a las fotografías que expone en Street View, porque si son capaces y lo creen conveniente pueden elaborar la manera automática de reconocer caras —como hacen ya con Picasa y el reconocimiento facial— y matrículas de vehículos, pero siempre habrá detalles que no puedan identificar, como esta vez ha salido lo que estaba haciendo esta mujer en plena calle. Eso o que quien se ha encargado de adaptar esa foto se sentía cachondo en el momento y quería dar una mala imagen de Madrid.

No es la primera vez que meten la pata, que ya anteriormente ha habido un caso parecido en Japón o la polémica que tuvieron al comenzar que por no difuminar no ocultaban ni las caras de la gente. Y todos estos avances están muy guay del Paragüay, pero como hace poco comentó Minah a propósito de Google Checkout, a mi tampoco me está gustando que Google sepa tanto…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *