Un respiro entre exámenes

El azar parece que ha querido que esta semana que acaba haya tenido tres exámenes y en tres días, a uno por día. No es que la semana anterior fuera mucho mejor, con dos exámenes uno al día siguiente del otro. Pero bueno como siempre hay que buscar el lado positivo de todo, acompañando al primero estaba al día siguiente una de las chungas, y en estos tres últimos estaba en el segundo día la otra chunga que me toca ahora en Junio/Julio, así que la decepción post-examen de los chungos se ha disimulado un poco con los otros que han pululado por alrededor.

Pero como dice el título, es un respiro, que de los siete de este viaje aún quedan dos. Son curiosas las fechas, porque al margen de las dos chungas que son del curso anterior y por tanto culpa mía por no tenerlas ya aprobadas, todas las que son propias de este curso justo han caído agrupadas, unos cuantos días libres y luego en unos pocos días unas cuantas. Es lo que tiene que haya tantas optativas entre las que escoger, si seguro que a todos les ha pasado lo mismo o eso espero –mal de muchos, consuelo de tontos, o algo así era eso- y el que las fechas de exámenes se pongan como se ponen , que luego para moverlas no te dejan con que tienen que votar todos que conformes y siempre puede aparecer el que nunca va por clase, que no sabía nada y montar el jaleo. Menos mal que los dos que quedan están algo más separados, ya uno por semana, con lo bien que me habría venido esta semana o la que viene alguno de los anteriores haciendo compañía el par de huérfanas que quedan.

Las asignaturas complicadas no han cambiado su manera de ser ni evaluar, pero en las optativas cada vez está más de moda lo de usarnos a modo de conejillos de indias. Cuando estás frente al examen de casi cualquiera de las optativas, ves la mala sombra que ha tenido el profesor preguntando cosas enrevesadas que nadie se esperaba por ser una optativa -si, aunque también sean asignaturas tienen fama de ser algo menos exigentes que las troncales- y empiezas a sentir un odio por la de cosas que te han mandado hacer antes del día del examen… y que sólo van a servir si sacas como poco un 5 en el examen. Luego lo normal es aprobarlas, pero gracias a tanta cosa que hacer por ellas lo pagas y caro con las que se evalúan como siempre, examen de 10 puntos y esa es tu nota en la asignatura, em las que por cierto te suelen exigir un mínimo de puntuación en cada parte. Vamos, de esas que para sacarlas sin apuros hay que estudiarlas a lo largo del curso y con detenimiento, aunque el tiempo libre gracias a los trabajitos y mil historias de las optativas sea escaso

Con suerte voy a aprobar un capazo ahora, pero se me va a quedar un Septiembre de lo más chuli piruli, con lo peor de cada casa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *