Ya pasaron los Reyes

Bueno, ya quedaron atrás los ansiados Reyes Magos. A unos le habrán traído muchas cosillas, y a otra gente muy pocas o incluso a Lissy dice ella que nada de nada (lo de ella me cuesta creerlo pero bueno, jeje). Aunque en mi caso desconozco por qué con los años he ido perdiendo el afan de recopilar regalos, de manera que cuando abro cualquiera ya siento más alegría por el hecho del detalle que por el contenido del paquete.

En esta ocasión, como ya va siendo algo habitual, me han traido un libro de mi paisano Arturo Pérez-Reverte, una colonia y un pantalón para ir por casa. Suena curioso este último presente, pero os aseguro de que es mucho más útil de lo que parece, inclusive para salir en la mañana de un viernes por Murcia desde el piso de Miguel en busca de la máquina de la O.R.A. para ponerle ticket al coche jajaja. Por cierto que en eso al final Miguel se echó para atrás, que no se atrevió a que nos metiéramos así como íbamos a una clase de su curso jeje, (yo creo que para una clase mía también me habría pasado lo mismo).

Sin embargo también creo que ha sido la vez en la que de parte de otra gente yo le he pedido cosas a sus majestades y que más costosas han sido. Pero a la vez me he sentido muy feliz viendo la cara de sorpresa de los demás, que creo que para nada ninguno se esperaba lo suyo 🙂 Jeje, parece esto cuestión de vender que ahora uno se ha vuelto bueno y generoso, pero no sé, es una realidad que siento, que he disfrutado más con los demás abriendo sus regalos encargados por mí a sus majestades que abriendo los que fueron para mí 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *