A la primera que amarra…

En un pueblo de Extremadura cuyo nombre prefiero no revelar hubo hace unos cuantos años una pareja de novios. De las de antes. De las que están largos años de noviazgo antes de decidirse a dar el paso final del sacramento del matrimonio. También de las que se hacen famosas por algún hecho sonado durante o después de su relación.

Tras varios años de relación, el novio le pidió matrimonio a la aún por aquel entonces joven muchacha. Sin embargo, ella entre que se lo pensaba y volvía a pensar, lo rechazó alegando que había sentido la llamada divina de dedicarse a la vida religiosa. Misma razón que explicó en su casa, donde la familia ya también esperaba a que contrajera nupcias. De manera que ingresó en un convento de monjas y de clausura.

Fueron pasando los meses y los años. El muchacho iba intentando rehacer su vida y la muchacha continuaba su vida religiosa. No sin visitas del padre de ella al convento en donde por supuesto era preguntando por lo que iba siendo del exnovio. Hasta que en una de esas visitas la monja se enteró de que su antiguo amor estaba haciendo planes de boda con otra, momento en el que colgó los hábitos repentinamente y se fue en busca de él.

Tuvieron una larga conversación en la que ella trató de explicarle que se había dado cuenta de que con quien realmente quería estar era con él. El amor de su vida al que ya no le negaría casarse ni envejecer a su lado. Sin embargo él no pensó igual que ella. Había logrado rehacer su vida y se encontraba en la recta final para ser el marido de otra. Esta vez ella fue la rechazada.

Actualmente, no sabemos si sumida en el gran dolor del rechazo de su exnovio, por las hormonas revolucionadas o que «ya está dura», ha cogido fama en el lugar por no dejar escapar a valiente que se le ponga por delante. Aunque sea por un rato. Por algo ahora es conocida como la monja salidorra. Y es que como decía mi abuelo, «al primero que amarra no le faltan guitas».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *