Continúa el doble rasero de Demarcación de costas

En la Región de Murcia este verano está quedando patente una vez más la doble vara de medir para Demarcación de costas. Si bien el año pasado la novedad era la guerra contra los chiringuitos a pesar de que hubiera playas llenas de porquería, este año no sabemos muy bien en qué andarán ocupados los de costas. Pero por lo que parece ni se les ve ni se les espera, como diría aquel.

En los últimos días, por ejemplo, están siendo noticia las playas de Puntas de Calnegre repletas de algas, de las que al final se van hacer cargo el Ayuntamiento de Lorca [murcia.com], y la de Punta Brava de las llamadas babosas [laverdad.es] en el Mar Menor, aunque estas ya han sido vistas en menor cantidad otras veces [cabotinoso.es] en dicha laguna.

Mientras tanto querremos tener un turismo de calidad en nuestras costas, al que creo que para nada le gustarán las playas llenas de algas amontonadas en la orilla echando peste —Calnegre no es el único sitio donde pasa—, sin duchas para darse un enjuague de todo el cuerpo —salvo las de los pies—, sin unos accesos en condiciones en puesto de los tercermundistas como pasa por algunas calas o Calblanque, ni la laguna salada más grande de Europa que es posible que también sea la más contaminada.

En mi opinión la Administración, desde la local hasta la estatal, pero sobre todo la estatal por ser quien tiene las competencias de las costas, debería de ver más allá de andar buscando chiringuitos cerca de la orilla o casas que no estén lo suficientemente distanciadas de los mojones de costas. Olvidarse un poco sólo de la recaudación. Podría fijarse en la cantidad de embarcaciones de solo a motor que circulan por el Mar Menor consumiendo combustible a raudales por esos fueraborda de tropecientos caballos junto a motos de agua que dan acelerones cerca de los bañistas y se pasan por el arco del triunfo las reglas de preferencia con cada velero que se cruzan. Y ya sobre limpieza de las playas con el fondo lleno de cieno y supervisión de los vertidos que se hacen no digo nada…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *