La carne «fresca»

Sara Montiel, una jovenzuelaDe vez en cuando -si cada dos días… o dos semanas porque siempre se me llena la cabeza de pájaros y me olvido de mil cosas jeje- me paso por el blog de una diseñadora web que escribe lo que se le pasa por la cabeza, y que desde luego los compis que a mi me dijeron El Historias deberían de haberla leído a ella antes jajaja, a lo mejor no me habrían dicho nada 😀

Total, que hoy he visto una entrada en la que hablaba a modo de fantasía erótica sobre coger a un titi por estrenar -yo no valgo, porque como todos sabéis me gano la vida de stripper de abuelitas y eso sería incumplimiento de contrato… jajaja- y me ha recordado un montón a la controversia de esas fantasías con las que tienen las pre-teens de hoy día, aunque alguna que conozco que ya no es tan teen lo confiesa a veces.

No hace falta que sea el día especial de cualquiera para darse cuenta de ello, porque primero te cruzas a las catorceañeras -ya lo de quinceañeras está desfasado, y dentro de poco lo de catorceañeras también…- que van hablando sobre si “a la Jessy no le querían dar la píldora en el centro médico”, o sobre si “este finde pasado añadí 2 a mi lista” o “fulanita lleva 30”. Que entonces piensas que vaya pedazo de elementas, que llevan lo del ligoteo casi como una carrera profesional, como el que es representante de algo ¡y cuanti más venda de algo mejor! Pero luego después entonces hablas con alguna amiga, ya de veintitantos, que te cuenta que si el pepito es muy despistado y parece que no la quiere… es decir que la chica tiene problemas de sentimientos. La cosa ya va cambiando, de problemas sementales a sentimentales conforme se ha visto en ese salto de edad, aunque también hay mucha alocada de 2x, de 3x y… ufff. Ya después te cruzas al grupete de mujeres casadas que ese día van de sobradas hablando de los maridos y poniéndolos a parir mientras se hacen ellas las jefazas de los hogares.

¿Y todo esto por qué? No hay que entrar en batallitas acerca de si la fulanita es una pendona porque se ha liado con 60 o la menganita una redimida porque tiene 23 años y no conoce varón -que también las hay-, en serio. Pero siempre es bueno tener una discrección, llevar las cosas con un disimulo, usar unas sutilezas,.. La entrada de Minah no está mal desde mi punto de vista, manifiesta un deseo, un capricho… una fantasía, como si yo me pongo a hablar de mi admiración por las rubias… jeje. Pero lo de que muchas vayan hablando por la calle casi a vozarrones como con los que se llama al ganao de con los que se han revolcado… joe, un poquito de clase, de elegancia,..

Además, si todo lo que acabo de escribir a alguien le parece machista, entonces me falta por añadir una de mis frases favoritas referente a las mujeres, extraída del libro Ulises de James Joyce:

las mujeres son pura clase hasta que se tocan el punto

… el que quiera entender, que entienda 😀 pero desde luego es triste que las fantasías de algunas que apenas levantan medio palmo del suelo sea con cuantos más se roce más mejor soy jajajaja.

2 pensamientos en “La carne «fresca»

  1. Tú has dicho muchas cosas… xD
    Yyyy nono, que algunas estoy seguro que soys de “rompe-y-rasga”, y quien evita el peligro… o la tentación era xDD.
    Gracias por el comentario 🙂 bechos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *