Narbona y sus compromisos con la Región

Los otros días, la querida Ministra de Medio Ambiente (cualquier parecido con (lo) Carmen de Mairena es pura casualidad…), “aseguró” que ha cumplido con el compromiso de traer más agua de calidad a la Región de Murcia (según recoge Europa Press). Pero ¿qué es más agua de calidad? O mejor dicho, ¿qué entiende esta supuesta experta en Medio Ambiente por agua de calidad? Seguro que en su casita no tiene que beber agua desalada, y eso si es que la bebe del grifo, porque con ese cutis que tiene que parece que intenta cuidar al mínimo detalle (aunque no parezca lograrlo), no sería de extrañar que ella beba aguas de estas que traen de las sierras de la conchinchina. Es que si el agua es para una Ministra ya la cosa cambia, pero mientras en otras regiones tenemos que estar ya a base de aguas desaladas.


Una vez me decía un catalán que es que teniamos que beber agua desalada, como en los barcos de guerra. Claro, ya se sabe lo famosa que es Cataluña por su cultura marinera y de la armada (en los últimos años nula), y este chico no sabía lo de que en los barcos de guerra se llevan depósitos de agua potable, empleada para beber, y reemplazada por la desalada en caso de que fallen las reservas. A lo mejor es que él muchacho lo interpretaba como que el resto de España estamos en guerra contra Cataluña jeje.

Gracias Ministra Narbona, porque las costas de la Región de Murcia sigan igual que hace años, como las de Los Urrutias llenas de porquería en algunas zonas, o con cañadas reales que por mucho que los ecologistas se empeñen en defender cuando hay obras cerca de ellas, siguen llenas de escombros y mosquitos que parecen tigres de Bengala, por no decir una conocida y vulgar palabra de nuestra lengua empleada para referirse a que algo tiene suciedad. Gracias también por no tener reparo alguno en derogar el trasvase del río Ebro, aunque no derogar para nada el tramo de dicho trasvase que transcurre entre tierras de la Cataluña (eso es igualdad para todos y lo demás es tontería).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *