Madres marujas modernizadas

Ser madre y maruja va implícito en la propia naturaleza. Mero instinto. No conozco a una sola que se preocupe de sus pequeños —porque para ella siempre lo serán aun con cincuenta primaveras— que no sea cotilla. Ya sea dándose golpe de pecho con el abanico en el Sálvame edición de la carnicería o disimulándolo mejor que cualquier Mata Hari. Y como todo en esta vida es cuestión de renovarse o morir, ellas también se actualizan. Vayan un paso o tres generaciones de telefonía móvil por detrás, siempre se las saben ingeniar para encontrarte.

En las redes sociales. De peor o de mejor reputación. No importa cuál. La mia mamma aparecerá por ellas de manera directa o indirecta:

  • Con su identidad real. Excusándose por supuesto en que no sabe cómo ha ido a parar a ese lugar.
  • Con una tía, ya sea de sangre o política —cuñada, ojo—, con la que intercambiará información en ambos sentidos e intereses, obviamente.
  • Un alias anónimo de dudosa creatividad con el humor que las caracteriza.
  • La jugada maestra de todas. Utilizar a algún familiar algo bocazas, que informará a su madre de lo que ve sobre ti y esta, como ya sabemos, a la tuya. Siendo perfectamente combinable en el espacio-tiempo con la segunda táctica de su estrategia de enterarse lo que hacen los chiquillos.

Y todo desde […] (continuar leyendo)

Coplas en panocho nogaltino

Las coplas de amores, picarescas o a la suegra de Nogalte tienen un toque de la Región de Murcia. Pero estas en panocho son inconfundibles:

Cuatro cosas bien dichas
dice Vicente:
hespital, cerujano,
trempano y juente
y luego añide
que en la catedral
siempre pedrica un flaire.

 

[…] (continuar leyendo)

Museo Naval de Madrid

Llevaba más de un año queriendo visitar este museo y hoy ha sido el día. El Museo Naval de Madrid puede resultar por el nombre un museo dedicado a las guerras, pero está muy ligado a la historia de España y de lo que algún día perteneció al Imperio. A ser posible, es imprescindible contar con guía. En mi caso ha sido un señor, sin cobrarnos nada y que se notaba que disfrutaba enseñando sus conocimientos. Además de que tiene muchos sobre la materia.

Este museo cuenta con veintiséis salas que reflejan la historia de la Armada Española desde los Reyes Católicos hasta nuestros días. Incluyendo una dedicada a exposiciones temporales, como he entendido que el próximo mes de septiembre comenzará una dedicada a Blas de Lezo. Servidor se va a limitar a comentar algunas de las instantáneas que ha tomado y que ha recogido en una galería en Flickr. Ni mucho menos soy un entendido en la marina.

Galeón flamenco. 1593

Galeón flamenco. 1593

Este galeón flamenco se encuentra en la sala dedicada a la Casa de Austria. Toda una virguería, tanto la maqueta como el buque. Lo primero porque se trata de la única del siglo XVI y porque fue rescatada de un incendio y restaurada. Lo segundo por las drizas, muy avanzadas para la época. Fue un regalo de una embajada flamenca a Felipe II. No obstante, la representación en cuanto a dimensiones de calado y de arboladura no son muy veraces. […] (continuar leyendo)