La saturación de la biblioteca de Antigüones

De Antigüones, del Campus Muralla del Mar o de como cada cual la quiera llamar… o considerar a esta biblioteca. El lunes vimos algo nunca visto aún por nuestras irónicas mentes, una chica que deja carteles cuando se ausenta. Hasta ese día nos parecía normal, aunque mal desde luego, la práctica de muchísimos compañeros que dejan los apuntes donde están sentados y se marchan tranquilamente a casa a comer para volver tres horas después y seguir teniendo sitio. Pero la chica de los otros días nos sorprendió, que poco más y se monta un twitter con carteles.

A mitad de mañana primero, —estaba al lado nuestra— marchándose y dejando un cartel en el que decía que estaba en el médico, que no tardaría más de una hora y media y que no le quitásemos el sitio por favor, dando las gracias por supuesto:

«me fui al médico no tardaré más de una hora y media, por favor no me quitéis el sitio»

Eso estuvo siendo el centro de atención de cualquiera que pasaba por la zona, al menos era novedad en esta biblioteca, en otras lo mismo está de moda ya hace tiempo.

Pero no quedó la cosa ahí, la chica volvió —no sé si en menos de esa hora y media o más—, después nos marchamos a comer y al volver nos encontramos con otro cartel, esta vez referente a que estaba comiendo pero del mismo tipo:

«me fui a comer, por favor no me quitéis el sitio»

Ya claro, la cosa empezó a ser más fruto de cachondeo entre la gente. Nadie le dijo nada pero no iba a ser de extrañar que si se levantaba para ir al aseo dejara uno poniendo que estaba meando, o miccionando que queda más fino. Aunque sin embargo luego cuando se marchó a lo que parecía que era la cena por las horas  porque se volvía a llevar el mochilón y demás, ya no dejó cartel. Lo mismo aún no tiene uno diseñado para esa ocupación, y eso que podría llegar a parecer el asunto como estas páginas web que generan recortes de prensa o manuscritos con el texto que le indiquemos. 🙄

Nunca he compartido el mal hábito de la gente de dejar unos apuntes, aunque sean unos viejos y no los que se están estudiando en el sitio e irse a comer, cenar,.. hasta de compras. Pero visto que casi toda la gente lo hace, y lo peor, también está la gente que tiene como un síndrome parecido a esa frase del escondite de «por mi y todos mis compañeros», que llegan a una mesa para ocho personas y la ocupan entera llenando cada sitio de apuntes, carpetas, abrigo y demás para que luego sólo acudan dos o tres si acaso de sus superamigos un par de horas después… Pues al menos lo de esta chica parece creíble y da más fiablidad de que se esá usando el sitio, a diferencia de esa otra gente que parece tener un concepto del buen compañerismo y la palabra educación nulo.

Un pensamiento en “La saturación de la biblioteca de Antigüones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *